"" Practicando deporte en verano ~ El Chut <br> Expertos deportivos

"Que quien se calla cuanto me callé
no se podrá morir sin decirlo todo.".

José Saramago.

07 agosto 2014

Practicando deporte en verano

--> Cuando el sol aprieta, cuando los mercurios andan por las nubes, la práctica deportiva puede parecer doblemente efectiva: más sudor, más esfuerzo, más sufrimiento, ¿mejores resultados? Nada más lejos de la realidad. La efectividad de un entrenamiento suele verse reducida como consecuencia del calor. Pero, más allá de esas razones, la salud se impone como eje vertebrador de las necesarias medidas de precaución que se han de adoptar.

Un artículo de El Chut.

Jugando al voley playa. Foto: Viditu.

     A más de 35ºC de temperatura y con más de un 60% de humedad, también en condiciones ventosas, la deshidratación corporal aumenta y los mecanismos de autorregulación del organismo corren el riesgo de fallar. Calambres, desvanecimientos, riesgo de agotamiento, dolor de cabeza, desorientación, tirones musculares...
     El ejercicio físico provoca un lógico aumento de la temperatura corporal. Si ésta supera los 40ºC, corremos el riesgo de sufrir un golpe de calor.
     Por ello, antes de practicar deporte en época estival es preciso seguir una serie de recomendaciones. La primera es, por supuesto, adaptar el ejercicio a las propias limitaciones. No caer en el común error de la autosuficiencia. No subestimar los elementos ambientales. Si uno no está habituado, mejor echar un vistazo a nuestros diez consejos para empezar a practicar deporte desde cero.

     A partir de ahí, el sentido común se constituye en el más importante de los protocolos de seguridad. Del mismo sentido común (y de la experiencia) nacen estas recomendaciones para practicar deporte en época veraniega:

1.- Reduce la intensidad de las sesiones.

2.- Practica deporte en las horas de menor calor, por la mañana o por la noche.

3.- Hidrata tu organismo antes, durante (con pequeñas cantidades de agua o bebida isotónica) y después del ejercicio.

4.- Aligera tu ropa. Ponte una gorra para protegerte del sol.

5.- Si realizas deporte al aire libre, adapta los lugares o las rutas. Mejor escenarios frescos, con presencia de agua; mejor a la sombra.

6.- No tomes alcohol o cafeína: aceleran la deshidratación.

7.- Cuidado con los medicamentos, particularmente antihistamínicos y antidepresivos.

8.- No creas que por sufrir o sudar más el ejercicio va a ser más efectivo. Tus sesiones pueden llegar a ser contraproducentes.

9.-  Cambia de disciplina, quizá el verano sea un buen momento para probar deportes menos secos como la natación.

10.- Cuida la recuperación: los días posteriores a un esfuerzo excesivo son muy peligrosos.


Escribe para 'El Chut': @elchutpuntocom



Comparte este artículo:

0 comentarios:

Publicar un comentario