"" Las profecías del "Bolillo" Gómez (Parte 1) ~ El Chut <br> Expertos deportivos

"Que quien se calla cuanto me callé
no se podrá morir sin decirlo todo.".

José Saramago.

19 septiembre 2013

Las profecías del "Bolillo" Gómez (Parte 1)

--> Restaurante del “Mandela Square” en Sandton, Sudáfrica. Corría el mes 6 de 2010, se jugaba el mundial en tierra del inolvidable "Madiba". Jamás imaginé tal gran y casual mesa futbolera junto al por entonces entrenador de Colombia, Hernán Darío Gómez y dos amigos, uno mío -Ricardo- y otro suyo: don “Pacho” Maturana, nada menos, nada más. En tan rica charla en torno a una pelota y varios cafés, dos firmes concepciones quedaron registradas; dos “divinas” predicciones pero con sustento firme e irrevocable -y sin dones sobrenaturales-: “Argentina tiene, va a ganar un mundial con Messi” fue la primera (y nos daba a entender que aquel, el de Sudáfrica no, no quise preguntarle por qué). 

Un artículo de Leandro Bailac (@pilarfutbol)

Lionel Messi, con el 10 de Argentina. Foto: rafaelpacheco.

     Hoy, septiembre de 2013, se selló la clasificación de Argentina al mundial. 

     Puede ser éste un momento más en la vida de nuestro fútbol o el comienzo, el primer capítulo en la historia de la Selección argentina y la conquista de su tercera Copa del Mundo; en Brasil, con Messi

     A este libro dorado no le faltaría un prólogo; en él, quedaría atrás Sudáfrica, un Maradona DT que eclipsó con su figura de ex-rey, nada menos que a quien ya estaba listo para brillar y pelear por el trono, a Lionel Messi. Un "mister" que creyó en su propio y erróneo slogan: “Macherano + 10”.

     El mismo pasaje refrescará el duro golpe de Copa América y en propia tierra, con un Sergio Batista entrenador con tan poco consenso popular que sin alternativa convocaría -y sería titular- sin desearlo a Carlos Tévez, el “jugador del pueblo”, el jugador resistido por la “mesa chica” del plantel. Con más dudas que certezas, quedaría afuera por penales ante el aguerrido Uruguay, respetando aquella sudafricana columna vertebral y dirigiendo una actuación decepcionante con palpable fin, su inexorable salida. 

     Damos vuelta la página y, ¿cómo comenzaría este primer y triunfal capítulo? Con la designación de un sucesor para la conducción: Alejandro Sabella. Elegido para afrontar Eliminatorias sin margen de error.

     Sin Brasil, Argentina con Messi se exigiría concluir en el primer lugar de la tabla de posiciones. Y para ello, algún cambio debía proponer su nuevo director. Don Alejandro entendió y aplicó algo que tibiamente le quedaba como herencia y que nadie se animó al ciento por ciento a reconocer y a hacer: concebir un equipo en torno a Lionel Messi
El “10” como centro del sistema, la designación del mismo como capitán fue su primer acierto, importantísimo detalle, insisto, primordial decisión. 
     Gran eliminatoria dirá al final este capítulo. Primeros, cómodos y clasificados a dos fechas del final, recuerdo, por septiembre de 2013. Muchas certezas, alguna duda. Equipo y 23 prácticamente definidos, con jugadores “jugando de cara” a Messi, y no solo hablo de Agüero, Di María o Higuaín; también de Mascherano y sobretodo de Fernando Gago, hasta la etapa Sabella suplente indiscutido (otro acierto del DT), hoy fundamental intérprete, a la perfección, en la necesidad del “crack” rosarino-catalán y del juego colectivo y asociado. Alguna duda dijimos, atrás: sin añorados caudillos de otros mundiales, más apuesta que realidad confirmada en Fernández-Garay como zaga central.

     Este primer capítulo dirá que Argentina clasificó al mundial como mejor sudamericano. Con un mediocampo y delantera de ensueño, potencia, candidata. Con Messi capitán, hincha, comprometido, goleador (virtud que con la albiceleste lo maltraía); como figura excluyente con ganas de finiquitar con el dicho hecho crítica: “para ser mejor que Diego le falta ganar un mundial”, y ser rey de una vez, indiscutido, para los ciegos verborrágicos que lo discuten. Así el final de este libro de oro relataría a Argentina campeón mundial por tercera vez, y en Brasil, podría titularse "Lío Mundial" en inglés "Mundial Mess" y tendrá la mítica imagen del "1" en andas con la Copa FIFA en su tapa, en plena vuelta olímpica, como Passarella, como Maradona.

     Se habrá cumplido la primera "predicción", obvia para algunos -para los mismos que critican-, del gran "Bolillo" Gómez en Sudáfrica.  La segunda se las narro pasada la próxima fecha de Eliminatorias.


Escribe para 'El Chut': Leandro Bailac (@pilarfutbol)

Leandro Bailac es experto en fútbol argentino y mundial.


Comparte este artículo:

1 comentario:

  1. Con Leo todo es posible!! ya imagino a Argentina campeón.

    ResponderEliminar